Reducción mamaria

Reducción mamaria cirugía plástica reducción de pechos

¿Qué es la reducción mamaria?

Una talla de pecho excesivamente grande puede acarrear a la mujer graves problemas médicos asociados como dolor de espalda, deformación ósea, molestias en cuello y hombros, etc., además de falta de confianza derivada de un complejo adquirido. La reducción mamaria representa, para mujeres en esta situación, una oportunidad de disminuir el tamaño de sus pechos, de forma totalmente segura, para conseguir adecuarlos a las medidas de su cuerpo.

Dicha intervención no solo consigue reducir el tamaño de la mama femenina, sino que posibilita su remodelación para hacerla más proporcional al resto del cuerpo, ligera y firme, resolviendo así los problemas físicos y estéticos que las pacientes con pechos voluminosos presentan normalmente.

¿En qué consiste una operación de reducción mamaria?

Las técnicas para realizar una reducción de pechos, técnicamente mamoplastia de reducción, son muy variadas, sin embargo, todas ellas tratan, básicamente, de elevar la posición del complejo areola-pezón para reducir el tejido mamario de manera simétrica entre las dos mamas.

La intervención dura en torno a tres horas y se realiza bajo anestesia general. El ingreso en clínica suele ser de una noche.

Antes y después de la reducción mamaria*

Es importante que la paciente se prepare para la intervención siguiendo las indicaciones dadas por su cirujano. Evitar ciertas medicaciones o dejar de fumar pueden ser algunas de las medidas aconsejadas antes de someterse a una operación de reducción de pechos.

Al tratarse de la extirpación asociada de piel, la intervención genera cicatrices que habitualmente se localizan alrededor de la areola, aunque también pueden ser verticales o localizarse en el surco submamario. Estas cicatrices precisan de un tiempo de evolución que, generalmente y con los cuidados adecuados, se atenuarán con el paso del tiempo, volviéndose más claras y disimuladas. Las pacientes han de saber que aun cuidando al máximo la técnica de sutura, existen probabilidades de desarrollar cicatrices visibles, aunque suele ocurrir en un pequeño porcentaje de los casos.

En cuanto al posoperatorio, la paciente lleva un vendaje durante la primera semana que se sustituye después por un sujetador adecuado. También se deben realizar curas periódicas.

Es habitual la aparición de algún hematoma superficial y cierto grado de inflamación durante los primeros días, además, puede existir una alteración de la sensibilidad de las areolas que, habitualmente, es transitoria. El resultado suele ser muy satisfactorio en la mayor parte de las pacientes, ya que al cabo de varios meses ven una mayor adecuación de sus proporciones corporales tras la intervención.

*Los resultados finales tras los tratamientos de cirugía plástica y cirugía estética dependerán de las características de cada paciente. Siempre debe haber un diagnostico médico previo.

Primera consulta consistente en exploración física, explicación de posibles técnicas y materiales. Análisis preoperatorios, pruebas complementarias si son precisas, valoración por anestesista, consentimiento informado.

Entre 2 y 3 horas. Anestesia general, drenajes una noche, vendaje y sujetador. Se envía lo extirpado para su análisis por parte de Anatomía Patológica para descartar patología.

1 noche para control, recuperación y analgesia.

Revisión en consulta al 4º día postoperatorio, cura. Retirada de puntos en las 2 primeras semanas de la intervención. Revisión 1, 2, 6 meses y anual.

Para ejercicio 3 semanas, para valerse en la vida diaria menos de 1 semana.

SUBIR

Uso de cookies

Le informamos de que este sitio web contiene cookies propias y de terceros con la finalidad de permitir el funcionamiento del sitio web y analizar el tráfico web, para mejorar así la experiencia de navegación y mejorar los servicios e información que ofrecemos a través del mismo. El hecho de continuar navegando por este sitio web supone la aceptación del uso de las cookies con las finalidades descritas. Para más información pinche aquí.

ACEPTAR