Toxina botulínica

toxina botulínica
El gran problema de los procedimientos estéticos ha sido, durante mucho tiempo, la corrección de las arrugas dinámicas (“patas de gallo”, arrugas en el entrecejo y frente, etc.) que se producen por los movimientos derivados de la contracción muscular repetida en una zona. En este sentido, el uso de la toxina botulínica ha conseguido ocupar ese vacío que existía en los tratamientos hasta hace bien poco.

¿Qué es la toxina botulínica?

Se trata de una sustancia proteínica natural purificada que impide la contracción controlada de la musculatura que produce las arrugas por repetición de movimientos.

La toxina botulínica es un material totalmente seguro que ha sido utilizado durante muchos años en los campos de rehabilitación y oftalmología. Su aplicación en procedimientos estéticos comenzó hace más de 15 años.

¿En qué consiste el tratamiento con toxina botulínica?

El tratamiento consiste en unas inyecciones prácticamente indoloras suministradas en las zonas a tratar. Se realiza sin necesidad de alterar la vida diaria del paciente. Los resultados son visibles al cabo de unos días.

En cuanto al efecto, este es reversible, es decir, al cabo de algunos meses desaparece, precisando de nuevos tratamientos si se desea mantener el resultado conseguido con la primera sesión. Tratamientos repetidos hacen que los efectos sean cada vez más duraderos.

Toxina botulínica en hiperhidrosis*

El uso de la toxina botulínica está especialmente recomendado en casos de hiperhidrosis o sudoración excesiva de manos, pies y axilas. Se trata de un procedimiento sencillo y relativamente rápido con el que se consigue un alto grado de satisfacción por parte de la gran mayoría de los pacientes.

*Los resultados finales tras los tratamientos de cirugía plástica y cirugía estética dependerán de las características de cada paciente. Siempre debe haber un diagnostico médico previo.

Primera consulta consistente en exploración física, explicación de posibles técnicas y posibilidades. Explicación de mecanismo de acción y duración de efecto.

En consulta. 20 minutos.

Ambulatorio.

Revisión en consulta a las dos semanas, valoración de simetría.

Dos días de reposo relativo. Duración del efecto entre 4 y 6 meses.

SUBIR

Uso de cookies

Le informamos de que este sitio web contiene cookies propias y de terceros con la finalidad de permitir el funcionamiento del sitio web y analizar el tráfico web, para mejorar así la experiencia de navegación y mejorar los servicios e información que ofrecemos a través del mismo. El hecho de continuar navegando por este sitio web supone la aceptación del uso de las cookies con las finalidades descritas. Para más información pinche aquí.

ACEPTAR